Las cookies nos permiten mejorar su experiencia en la web. Al seguir navegando, entendemos que acepta el uso que hacemos de las cookies. Aceptar Más información

AXA

Preguntas y respuestas sobre el ébola

¿Qué es el ébola?

El ébola es una enfermedad muy contagiosa, producida por un virus. También conocida como Fiebre Hemorrágica del Ébola, es una enfermedad producida por un virus de la familia Filoviridae, muy contagiosa y severa, que puede afectar tanto a animales como personas, y  que puede resultar letal hasta en un alto porcentaje de los casos. Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), en este brote la letalidad se sitúa en el 55%, aunque varía entre países. El primer brote data de 1976 en una zona cercana al río Ébola, en el Congo, que fue casi simultáneo con otro brote epidémico en Sudán.


¿Cómo empiezan los brotes de ébola?

Se sospecha que tres especies de murciélagos de la fruta son huéspedes naturales de este virus. También son huéspedes chimpancés y gorilas. El virus se introduce en los humanos a través de animales salvajes (al comer carne infectada, por ejemplo) y después entre humanos el contagio es por contacto directo entre personas. En el caso del actual brote, se cree que el virus procede de un solo humano que entró en contacto con un animal infectado. En concreto, ha sido causado por la cepa Zaire, la forma más letal conocida del virus.

¿Cómo se transmite?

Entre personas, el contagio puede producirse por contacto directo con órganos, sangre, secreciones, u otros líquidos corporales de personas infectadas. Esto incluye la orina, saliva, sudor, heces, vómitos, leche materna y semen. También hay una vía de contacto indirecto con materiales contaminados por dichos líquidos, ya sea de la persona infectada o del animal infectado. Hay que dejar claro que el ébola no se propaga por el aire, agua ni alimentos, en general, así como tampoco por insectos.

¿Se puede evitar el contagio?

No hay vacuna efectiva contra el ébola a día de hoy, por lo que tan sólo se puede evitar el contagio evitando el contacto con la sangre o fluidos corporales que puedan estar infectados. En este sentido, la higiene es básica, así como adoptar las medidas de prevención y contacto,  necesarias en caso de sospecha de una persona infectada.  

¿Qué síntomas produce?

La infección provoca síntomas que pueden aparecer entre los 2 y 21 días siguientes al contagio:

-Aparición súbita de fiebre elevada > 38.6
-Debilidad intensa
-Dolores musculares
-Dolor de cabeza intenso
-Diarrea
-Vómitos
-Erupciones cutáneas
-Disfunción renal y hepática
-Y en algunos casos, hemorragias internas y externas.

¿Existe tratamiento?

Como a día de hoy no existe ningún tratamiento específico efectivo contra el ébola, los cuidados intensivos que requieren los casos graves están basados en intentar bajar la fiebre y en cortar las hemorragias. Además, como los enfermos suelen estar deshidratados, se les administrar rehidratación por vía intravenosa u oral con soluciones que contengan electrólitos.

¿Cómo actuar ante una sospecha de contacto con ébola y presentar síntomas?

Si una persona tiene los síntomas tempranos de ébola y ha tenido contacto con la sangre o fluidos corporales de una persona enferma, y/o con objetos que han sido contaminados con la sangre o fluidos corporales, o contacto con animales infectados, deben ser aislados y notificar el caso  a profesionales de la salud pública.

Fuente: artículo elaborado por AXA

Novedades 2019

Otros servicios

Prótesis capilares más

Videos de Saludmás

Solicitud autorización médica más

Solicitud reembolso gastos más

Criopreservación de células madre más

Servicios franquiciados de bienestar y saludmás

Orientación online

El equipo médico responderá a su pregunta. más