Las cookies nos permiten mejorar su experiencia en la web. Al seguir navegando, entendemos que acepta el uso que hacemos de las cookies. Aceptar Más información

AXA

Los 5 pilares de la salud del corazón

Uno de los objetivos principales del Día Mundial del Corazón que se celebra cada año en septiembre es que la gente conozca los factores de riesgo de las enfermedades cardiovasculares. El lema de este año, propuesto por la Federación Mundial del Corazón es “Take the road to a healthy heart” (sigue el camino hacia un corazón sano), y se centra precisamente en la prevención.

Factores modificables y no modificables
Muchos estudios médicos apuntan a que el aumento de este tipo de dolencias se debe a factores de riesgo modificables, relacionados con el estilo de vida. Entre ellos, encontramos: la hipertensión, los niveles altos de colesterol y glucosa, el tabaquismo, un consumo escaso de frutas y verduras, el sobrepeso, la obesidad y la inactividad física. En conjunto, todos ellos representan cerca del 80% de las muertes por enfermedades coronarias.
Por otro lado, tampoco hay que obviar otros factores, no modificables, que también resultan determinantes en el desarrollo de estas enfermedades: edad (el riesgo cardiovascular aumenta progresivamente a medida que envejecemos), el sexo (la mujer posee un riesgo inferior al hombre pero tiende a igualarse a partir de la menopausia cuando deja de estar protegida por los estrógenos), y la genética (los hijos de padres que padecen dolencias cardiacas tienen más probabilidades de sufrirlas en el futuro).

UNO A UNO
Los expertos no se cansan de repetir que muy poca gente es consciente de que su estilo de vida pueden estar aumentando el riesgo de desarrollar una enfermedad cardiovascular o sufrir un infarto. E insisten en que nunca es demasiado pronto, ni demasiado tarde, para empezar a cuidarse el corazón.

1-Controlar la tensión arterial: la hipertensión arterial es uno de los principales factores de riesgo de de enfermedad cardiovascular. Por tanto, es importante un control periódico para detectarla y tratarla a tiempo, ya que no produce síntomas. Perder peso, aumentar la actividad física, limitar la ingesta de sal y de alcohol, dejar de fumar y tomar la medicación aconsejada por el médico en caso necesario son medidas que pueden contribuir a controlarla.

2-Dieta mediterránea: los ácidos grasos mono insaturados del aceite de oliva y los omega-3 del pescado azul, dos ingredientes básicos de la dieta mediterránea, son excelentes aliados de la salud cardiovascular. Además, el protagonismo que da a los alimentos vegetales (cereales, verduras, frutas, legumbres, frutos secos); el moderado consumo de aves de corral, lácteos y huevos; la inclusión de pequeñas cantidades de carne roja y bajas dosis de vino benefician al corazón y las arterias. Por otro lado, una dieta sana es básica para evitar la hipertensión y la obesidad, dos factores de riesgo a la hora de padecer un accidente coronario.

3-No fumar: el tabaco es el segundo factor de riesgo para sufrir una enfermedad cardiovascular. Produce un espasmo de las arterias coronarias y el aumento de la trombosis en dichas arterias. Además, aumenta la frecuencia cardiaca y la presión sanguínea. Dejar de fumar incrementa los años de vida. La patología coronaria en los fumadores es tres veces mayor que en el resto de la población. La posibilidad de padecer una enfermedad de corazón es proporcional a la cantidad de cigarrillos fumados al día y al número de años en los que se mantiene este hábito nocivo.

4-Ejercicio regular: su práctica regular contribuye a disminuir la tensión arterial, regular el colesterol (disminuye el LDL “malo” y aumenta el HDL “bueno”) y reducir el peso corporal. No es conveniente realizar grandes esfuerzos ocasionales sino que lo ideal es practicar un ejercicio regular y dinámico (pasear, nadar, bicicleta…), dos veces por semana al menos durante 30 minutos a una intensidad moderada.

5-Mantener el estrés bajo control: para ello hay que aprender a relajarse. Muchas veces basta con leer un libro, escuchar música o respirar profundamente. Aunque también puedes practicar técnicas más específicas (masajes, meditación, yoga…). Relajarse también pasa por aprender a disfrutar del tiempo libre y dedicarlo a actividades que nos satisfagan.

Y no se olvide de…
Controlar sus cifras
Conocer su peso, Índice de Masa corporal (IMC), así como sus valores de tensión arterial, colesterol y glucosa es importante. Acuda a su médico y revíselos periódicamente.>

Si desea más información sobre el Seguro de Salud de AXA, consulte aquí

Novedades 2019

Otros servicios

Prótesis capilares más

Videos de Saludmás

Solicitud autorización médica más

Solicitud reembolso gastos más

Criopreservación de células madre más

Servicios franquiciados de bienestar y saludmás

Orientación online

El equipo médico responderá a su pregunta. más