Las cookies nos permiten mejorar su experiencia en la web. Al seguir navegando, entendemos que acepta el uso que hacemos de las cookies. Aceptar Más información

AXA

¿Es la advertencia un método adecuado para conseguir que un fumador deje el hábito?

Múltiples estudios indican que una simple advertencia de un médico acerca de la conveniencia de dejar de fumar consigue que un 2% de los fumadores deje el hábito y que no tenga ninguna recaída, como mínimo, en un año. Si esta advertencia va acompañada de pruebas o es realizada por un psicólogo, el porcentaje aumenta hasta un 3%. Y este porcentaje es aún mayor si este aviso viene dado por una enfermera previamente entrenada o incluso por alguien no relacionado con la medicina al que se ha asesorado previamente como realizar este tipo de advertencias.

Los autores de este estudio encontraron 4 revisiones acerca de este tema.

La primera de las revisiones involucraba 17 estudios y 14.438 fumadores, en los que simplemente se evaluaba que efecto tenía la advertencia de los peligros del tabaco por parte del médico. En todos ellos dicha advertencia no duraba más de 5 minutos. Se encontró que el 1,9% de los fumadores dejaban de fumar debido al aviso del médico y además no recaían en un intervalo mínimo de un año.

En 10 estudios se acompañaba el aviso con visitas adicionales o con demostraciones del monóxido de carbono expulsado de los pulmones de esos fumadores; en este caso, el número de personas que dejaron el hábito de fumar aumento hasta el 5%.

En 5 estudios, se acompaño la advertencia fue realizada por un psicólogo a titulo individual. En este caso, el porcentaje de fumadores que dejaron el tabaco y que no tuvieron ninguna recaída en un mínimo de un año fue del 2,8%.

En la segunda de las revisiones, la advertencia venía dada por “asesores” previamente entrenados y que no eran ni médicos ni enfermeras. En este caso, el consejo duraba como mínimo 10 minutos. En la revisión se incluyeron 11 estudios, de los cuales 6 hacían un seguimiento del paciente durante un año y los otros 5 durante 6 meses. En este caso, los resultados fueron que un 14% de los pacientes asesorados dejaban el tabaco, mientras que en el grupo control (sin asesoramiento) sólo dejaban el tabaco el 10%

En la tercera de las revisiones se intento estimar la incidencia de la efectividad del consejo de dejar de fumar, cuando aquel provenía de una enfermera. Se analizaron 19 estudios (4 de ellos habían realizado un seguimiento de menos de un año). Se encontró que la advertencia por parte de una enfermera, aumentaba en un 1% el número de fumadores que dejaba el tabaco.

En la cuarta revisión se analizaban 23 estudios de este tipo. En 20 de ellos, el aviso venía dado por un médico de familia, mientras que en los otros 3, la advertencia era dada por una enfermera. El seguimiento realizado varió entre 6 meses y 2 años. Esto significa una gran heterogeneidad, ya que se incluyeron dos estudios con seguimiento a muy largo plazo. Si se descartaban estos dos estudios, se podía comprobar que la advertencia aumentaba el porcentaje de fumadores que dejaban el hábito (9,7% entre los fumadores avisados por un 6,8% de los fumadores que no habían recibido ningún tipo de consejo). También se demostró (por métodos indirectos) que una advertencia más duradera y severa era mucho más eficaz que un aviso breve sobre las consecuencias dañinas del tabaco.

A la vista de los resultados, se puede concluir que los efectos de una advertencia sobre los daños del tabaco son tan sólo del 2%. Pero esa reducción aparentemente mínima, representa un muy significativo beneficio en la salud pública de un país.

Novedades 2019

Otros servicios

Prótesis capilares más

Videos de Saludmás

Solicitud autorización médica más

Solicitud reembolso gastos más

Criopreservación de células madre más

Servicios franquiciados de bienestar y saludmás

Orientación online

El equipo médico responderá a su pregunta. más