Las cookies nos permiten mejorar su experiencia en la web. Al seguir navegando, entendemos que acepta el uso que hacemos de las cookies. Aceptar Más información

AXA

Tos de larga duración.

La tos de larga evolución va estrechamente ligada a la enfermedad pulmonar obstructiva crónica y, de hecho, es uno de los síntomas que presenta este tipo de enfermedad. Se dice que se produce tos de larga evolución cuando la tos persiste más de tres semanas y las causas concretas se desconocen.

Las causas generales de la tos de larga evolución pueden deberse a agentes físicos, como los gases, al tabaco o distintas enfermedades. Los tipos de enfermedad que pueden desencadenar en este tipo de tos son las otorrinolaringológicas ("tapón de cera" -un cuerpo extraño en el conducto auditivo externo-, rinitis, sinusitis, amigdalitis), las tráqueobronquiales (entre las cuales se encuentra la bronquitis crónica y el asma), las pulmonares (entre ellas el enfisema y la fibrosis quística), las pleurales y las cardíacas.

En los fumadores, el tabaco y las enfermedades que se derivan de este hábito suelen ser el principal causante de la tos. En los no fumadores, las causas más importantes son el asma, la bronquitis crónica y el reflujo gastoesofágico. La tos de larga duración en los niños suele deberse al asma, a las infecciones respiratorias víricas o la tos psicógena (la que aparece por motivos psicológicos). Los antecedentes familiares o personales también pueden provocar este tipo de tos.

Establecer el diagnóstico de este tipo de tos de larga duración requiere una serie de pasos. En primer lugar se recurre a la anamnesis; es decir, se indaga en los antecedentes familiares, fisiológicos o patológicos del enfermo. Más adelante se hace una exploración física para valorar el estado general del paciente, tomarle la temperatura y comprobar la frecuencia cardíaca y respiratoria. Después se hacen otras pruebas: se realiza una exploración otorrinolaringológica, por si la tos pudiera deberse a problemas de este tipo; se palpan las tiroides y otras estructuras del cuello; y se miden los diámetros torácicos, que pueden indicar una patología obstructiva o restrictiva. Es imprescindible descartar también la existencia de problemas cardiovasculares si se escuchan soplos o ritmos anormales.

En caso necesario se hacen otras exploraciones complementarias: pruebas de función pulmonar, radiografías del tórax, una espirometría con prueba broncodilatadora, una prueba de tuberculina, un hemograma o un estudio citológico y microbiológico del esputo, entre otras.

Tratar la tos de larga evolución no es sencillo, ya que, según diversos estudios, aproximadamente en un 18% de los casos esta tos puede deberse a dos o tres causas simultáneas. Se dice que el tratamiento ha surtido efecto cuando se ha eliminado por completo la tos. Los fármacos que pueden administrarse para tratarla, por vía oral o por medicación inhalada, dependerán del tipo de tos y del origen de la misma.

La tos crónica puede ser de varios tipos y cada uno de ellos va asociado a un tipo de enfermedad, normalmente pulmonar. Así, por ejemplo, la tos matutina se relaciona con la bronquitis crónica; la tos nocturna se asocia a la sinupatía o al asma; la tos con expectoración maloliente se relaciona con el absceso pulmonar; y la tos espumosa tiene que ver, normalmente, con el edema pulmonar, entre otros muchos tipos de tos de larga duración.

Novedades 2019

Otros servicios

Prótesis capilares más

Videos de Saludmás

Solicitud autorización médica más

Solicitud reembolso gastos más

Criopreservación de células madre más

Servicios franquiciados de bienestar y saludmás

Orientación online

El equipo médico responderá a su pregunta. más